Entradas

¿SE PUEDE SER CATÓLICO SIN ESTAR UNIDO AL PAPA?

Imagen
  En días pasados, Jorge Mario Bergoglio (alias "Francisco" publicó un "Motu Proprio" llamado "Traditionis Custodes", es decir "Custodios de la Tradición" (que mejor debiera llamarse "Revolutionis Custodes", "Custodios de la Revolución"), en el cual eliminaba las amplias concesiones que había hecho Joseph Ratzinger (alias "Benedicto XVI") en su "pontificado"  respecto a la Misa Tradicional (Motu Proprio "Summorum Pontificum"). En este edicto bergogliano se revocaban los permisos para que cualquier ministro Novus Ordo "celebrara", mejor dicho simulara, la Misa Tradicional sin explícito permiso de sus respectivos "obispos"; ahora cada "obispo" vuelve a tener el mando sobre la situación y se les recomienda mantener la "unidad del rito" en pro de la Nueva "Misa" en sus diócesis. Ésta es la esencia del edicto, entre otros puntos éste es el más destacabl

BREVE REFLEXIÓN SOBRE LOS CATÓLICOS Y LAS VACUNAS ANTICOVID

Imagen
  El mínimo de información que deberíamos pedir.... Vergonzoso y lamentable es el espectáculo que los católicos, tanto clérigos como seglares, dan ante la situación actual de "pandemia" y vacunación. Parece ser que está situación sacó a relucir la falta de fe y el relajamiento moral que hay en general entre los católicos, que viven con miedo y horror a este virus, y esperan, con una esperanza casi que mesiánica, en la dichosa vacuna que creen los va a inmunizar, cuando los mismos promotores de esta ni siquiera aseguran tales efectos.  Hablo de falta de fe, porque el católico (siempre hablando en general, cada quien examínese a sí mismo, para ver si estas palabras le corresponden o no) con los labios dice creer en Cristo, mas a la hora de la prueba demuestra que no era tan así. San Pablo nos dice: "Si nosotros sólo tenemos esperanza en Cristo mientras dura nuestra vida, somos los más desdichados de todos los hombres" (1 Cor. 15, 19). Esto es lo que la mayoría de los

EL DRAMA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS- P. Emmanuel André- XI. CONCLUSIÓN

Imagen
  XI. CONCLUSIÓN Hemos llegado al término de nuestro estudio. Al echar una mirada sobre sus destinos futuros, nos hemos apoyado únicamente en las profecías que forman parte integrante de la Escritura divinamente inspirada. La sustancia de nuestro trabajo ha sido sacada, pues, de las fuentes mismas en que se alimenta la fe católica; y no pensamos que pueda negarse sin temeridad lo que hemos adelantado sobre el Anticristo, la aparición de Henoc y Elías, la conversión de los Judíos, las señales precursoras del juicio. Donde podríamos habernos equivocado es en los comentarios que hemos hecho de varios pasajes del Apocalipsis, como también en el encadenamiento que hemos tratado de establecer entre los acontecimientos citados más arriba. Pero si hemos errado, ha sido siguiendo a intérpretes autorizados, y lo más frecuentemente a Padres de la Iglesia. ¿Nos equivocamos en ver en el estado presente del mundo los preludios de la crisis final que se describe en los Santos Libros? No nos lo parece

EL DRAMA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS- P. Emmanuel André- X. EL ADVENIMIENTO DEL JUEZ SUPREMO

Imagen
  X. EL ADVENIMIENTO DEL JUEZ SUPREMO I Es superfluo intentar precisar la hora en que tendrá lugar el segundo advenimiento de Nuestro Señor. Se trata de un secreto impenetrable para toda criatura. “Lo que toca a aquel día y hora, nadie lo sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino el Padre solo” (Mt. 24 36). Sin embargo este momento supremo, que pondrá término a este mundo de pecado, será precedido de señales portentosas, que fijarán la atención no sólo de los creyentes, sino también de los mismos impíos. Ante todo tendrá lugar, como lo hemos demostrado, la persecución del Anticristo, la aparición de Henoc y de Elías. Cuando San Pablo nos dice que Jesucristo destruirá al impío con el soplo de su boca, y lo aniquilará por el esplendor de su advenimiento, parece incluso que el castigo del Anticristo coincidirá con el advenimiento del Juez supremo. Sin embargo, no es éste el sentimiento general de los intérpretes. Se puede explicar el texto de San Pablo diciendo que la destrucc

EL DRAMA DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS- P. Emmanuel André- IX. LA CONVERSIÓN DE LOS JUDÍOS

Imagen
  San Pedro, como cabeza de la Iglesia de Cristo, predicó inmediatamente el día de Pentecostés y convirtió a más de 5000 judíos aquel día. IX. LA CONVERSIÓN DE LOS JUDÍOS La Sagrada Escritura nos señala un gran acontecimiento, que nos muestra como entrelazado en la guerra que el Anticristo desencadenará contra la Iglesia: es la conversión de los Judíos. Hemos diferido de hablar de ella hasta ahora, para tratar este tema con más detalle. Además de que, en el punto en que vamos, se encuentra perfectamente en su lugar. Porque la conversión del pueblo judío nos es presentada como fruto de la predicación de Elías. I El pueblo judío es el punto alrededor del cual se desarrolla la historia de la humanidad. Fue acariciado por Dios, en la persona de Abraham, de quien sale; es, antes de Nuestro Señor, el pueblo sacerdotal por excelencia, cuyo estado, según la sentencia de San Agustín, es totalmente profético; ha dado nacimiento a la Santísima Virgen y al Salvador del mundo; ha formado el núcleo

SALUDOS PASCUALES

Imagen
  La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo es la prenda más segura que tenemos de su futura victoria, a la vez que es seguro de nuestra propia resurrección, si somos fieles a Él hasta el fin, tan gloriosa como la suya. Por eso la Pascua es motivo de alegría entre los cristianos, porque nuestro Dios no está muerto ¡está vivo! Y aunque de momento todo pareciese perdido siempre queda la última esperanza de un resurgir inédito. Tal como pasó a Cristo pasa a la Iglesia; no nos desanimemos en esta Pasión de la Iglesia, que tarde que temprano, y más temprano que tarde, Nuestro Señor Jesucristo la resucitará y le dará su Gloria. DESDE LAS LENGUAS CATÓLICAS LES DESEAMOS UNA MUY FELIZ Y SANTA PASCUA DE RESURRECCIÓN A TODOS NUESTROS LECTORES.

PARA MEDITAR EN ESTA SEMANA SANTA: REFLEXIONES SOBRE LA PASIÓN DE JESUCRISTO de San Alfonso María de Ligorio

Imagen
REFLEXIONES SOBRE LA PASIÓN DE JESUCRISTO I - SAN ALFONSO MARÍA DE LIGORIO INTRODUCCIÓN   Cuán agradable sea a Jesucristo que meditemos frecuentemente su pasión y la muerte ignominiosa que padeció por nosotros, bien se echa de ver en la institución del santísimo Sacramento del altar, que dejó en su Iglesia como monumento para que siempre viviera en nosotros la memoria del amor que nos tuvo, sacrificándose en la cruz por nuestra salvación. Sabemos que en la noche anterior a su muerte instituyó este sacramento de amor, y después de haber distribuido su cuerpo a los discípulos, les dijo, y en ellos nos dijo a todos nosotros, que al recibir la sagrada comunión nos recordásemos de lo que padeció por nosotros. Por eso la santa Iglesia ordena al celebrante que en la misa, después de la consagración, diga en nombre de Jesucristo: Siempre que hiciereis esto, hacedlo en memoria de mí. Y el angélico Santo Tomás escribe «que, para que se conservara entre nosotros la memoria de tan grande beneficio