sábado, 3 de diciembre de 2016

INTERESANTE ARTICULO SOBRE NACIONALSOCIALISMO Y CATOLICISMO


En nuestro blog hemos querido mencionar esta respuesta de un joven católico que se adhería a los ideales del Nacional Socialismo; respuesta interesante y descriptiva a todos los integrantes del Nacional Socialismo que o bien no son cristianos o bien lo atacan. A continuación pasamos el texto:

Tomado de las redes sociales de Fabian C. Ladner:

"No entiendo por qué algunos paganos NS odian al Cristianismo (conste que cuando hablo de Cristianismo, me refiero al verdadero, no al remedo que vemos actualmente, conformado por las iglesias evangelicas masonicas y el Vaticano infiltrado desde el Cocilio Vaticano II). Nunca lo voy a comprender. Los cristianos lucharon en todos los frentes defendiendo al Eje, durante la segunda Guerra. Regaron con su sangre a España, peleando contra el marxismo en el Bando Nacional. Detuvieron a los musulmanes durante siglos. Defendieron Viena en 1683, y derrotaron a los otomanos en Lepanto, salvando a Occidente entero, y no sólo alli sino en innumerables batallas, durante cientos de años. Reconquistaron la Peninsula iberica, en poder del invasor islámico. Mantuvieron a raya a los judios. Grandes Pontífices condenaron el Talmud y cercaron al poder hebreo, al punto de que el sio nismo, actualmente, considera al catolicismo, como responsable indirecto de lo que ellos llaman S hoa, a los catolicos preconciliares como a sus mayores enemigos, y junto con el NS, los mayores villanos de la Historia. Cristianos defendieron invariablemente los mismos ideales que el NS: la familia, la Patria, la Nación, las tradiciones, y son implacables en la preservacion del mayor tesoro de un pueblo: sus niños.. Cristianos crearon imperios, Universidades, hospitales, y dejaron su sello en maravillosas obras de Arte, catedrales, esculturas, pinturas, mosaicos, composiciones de musica y literatura sublimes que demuestran, por sí solas, la aceptacion por parte del ario Europeo del mensaje de Cristo.

Ningún pueblo obligado a adoptar una religión impuesta, hubiera sido capaz de "producir", por así decirlo, creaciones tales como “La piedad” de Buonarrotti, “La última cena” de Leonardo, “El mesías” de Haendel, las obras religiosas-musicales de Bach, Mozart, Beethoven, Vivaldi, la Catedral de Colonia, la Capilla Sixtina, etc., la sublime belleza de los monasterios en toda Europa, las escuelas, bibliotecas, universidades... Cristianos demostraron lealtad y valor en la defensa de nuestra gente: empresas tan peligrosas e inseguras como las Cruzadas fueron iniciadas y llevadas adelante por catolicos que dejaron sus huesos y fortuna en lejanas tierras para defender las naciones europeas. ¿Alguien en su sano juicio podría acusar de cobardía o debilidad a estos hombres? Los cristianos fueron notables tambien al Oriente, en el Imperio bizantino, muralla imbatible contra el Islam durante mil años, en el arte sacro ruso, en la belleza de los iconos, en la pelea heroica contra el comunismo ateo y destructor.

La Iglesia, casi desde su nacimiento, fue implacable con la Masonería, enemiga acérrima y mortal de nuestra cultura y civilizacion. Cuando el Tercer Reich, empezó a luchar contra ella, ya los catolicos veníamos haciendolo desde hacía casi dos mil años (La Masonería nació con Herodes, rey Ju dio, poco tiempo despues de Jesucristo)

La mujer cristiana, tiene las mismas virtudes que la mujer nacionalsocialista: al igual que a ésta, se le pide ser recatada, honesta, buena madre y dedicada a su familia, orgullosa de su maternidad y compañera de su marido, dispuesta a defender su nacion, aun cuando fuera a costa de sacrificios y renuncias.

Todos los grandes lideres europeos fueron cristianos: Mussolini, Salazar, Codreanu, Jose Antonio, Franco. Cristianos convencidos fueron los mayores monarcas españoles: Isabel y Fernando, Felipe II y su padre Carlos V, cristianos fueron los reyes portugueses, tambien creadores de imperios. Cristiano fue Degrelle, cristianos son los grandes maestros revisionistas del momento: Bochaca, Borrego, Irving, Faurisson, Varela. Cristianos fueron cientos de miles de SS, que tenian capellanes en sus filas, y que celebraban Misa, antes de ir a la batalla. El mismo fürer era católico y si bien no era practicante, jamas apostató. Cristiano fue Charles Martel, cristiana fue Juana de Arco, cristianos fueron muchos de los más grandes generales de la Historia: el duque de Alba, el gran capitan, Gonzalo Fernandez de Córdoba.- Cristiano fue don Juan de Austria, Almirante de la flota de la Liga santa, formada por San Pio V que terminó con el dominio mahometano en el Mediterraneo.- Cristianos fueron los que cruzaron el océano para conquistar nuevas tierras para los europeos.

El odio de los paganos NS,- o. mejor dicho, de quienes son paganos y dicen ser NS-, por el cristianismo, me apena profundamente, porque en el fondo, esas personas no son otra cosa mas que instrumentos de nuestros enemigos, del mismo modo, que tambien lo son los cristianos sio nistas".

PAX VOBIS

domingo, 20 de noviembre de 2016

SEDEVACANTISMO III



Su Santidad Papa Pío XII, ultimo Sumo Pontífice y Vicario de Cristo en la Tierra (1939-1958)

EL SEDEVACANTISMO EN TRES MINUTOS



SI NO FUERA SEDEVACANTISTA....




Sedevacantismo y la Tesis Sedevacantista Probado por las Herejías del Antipapa Francisco




PAX VOBIS.

sábado, 12 de noviembre de 2016

SAN JUAN BOSCO Y SU AMOR A DIOS Y A SU SANTÍSIMA MADRE MARÍA AUXILIADORA


La Basílica de María Auxiliadora fue construida en honor a la Virgen a la que San Juan Bosco tuvo gran devoción. La advocación de María Auxiliadora celebra su festividad el día 24 de Mayo

sábado, 5 de noviembre de 2016

¿QUE ES EL MODERNISMO?


Herejía o mejor, compendio de herejías surgido en el seno de la Iglesia a comienzos del vigésimo siglo XX bajo el influjo de la filosofía y de la crítica moderna, con la pretensión de elevar y de salvar la religión y la Iglesia Católica a través de una renovación radical.

Autores principales: en Francia Leroy y Loisy, en Inglaterra Tyrrel, en Alemania Schell, en Italia los autores (anónimos) del “Programa de los Modernistas”, que no tienen originalidad, pero repiten ideas de otros; obstinado seguidor y defensor del Modernismo fue E. Bonaiuti. El Papa San Pío X sancionó dos documentos contra el Modernismo: el Decreto del Santo Oficio “Lamentabili” (3 de julio de 1907, DB, 2001 ss.) y la Encíclica “Pascendi” (8 de septiembre de 1907). El primero consiste en una serie de 65 Proposiciones condenadas, la Encíclica es un lúcido y profundo análisis de las teorías modernistas en contraste con la sana filosofía y con el patrimonio de toda la doctrina cristiana. Para hacerse una idea exacta del Modernismo basta leer este documento pontificio, que, no obstante las protestas de los Modernistas, con el pasar de los años, se ha demostrado siempre más objetivo y eficaz. Señalémoslo un esquema.

El Modernismo es una híbrida amalgama de catolicismo verbal con un real racionalismo naturalista, en base a tres falsos sistemas filosóficos:

1) Agnosticismo (del Kantismo), que pone juntos subjetivismo, fenomenismo y relativismo, desvalorizando el conocimiento racional.

2) Inmanentismo, por el cual la conciencia humana lleva en sí virtualmente toda verdad, también aquella verdad divina, que se desarrolla bajo es estímulo del sentido religioso (de la doctrina de Kant y de Schleiermacher). 

3) Evolucionismo radical, por el cual la verdadera realidad no es el ser, sino el devenir dentro y fuera del hombre (de Hegel y más todavía de Bergson). 

Consecuencias de índole religiosa: 

a) Imposibilidad de demostrar un Dios personal, distinto del mondo. 

b) La religión y la revelación son un producto natural de nuestro subconsciente y el dogma es la expresión provisoria, sujeta a una perenne evolución. 

c) La Biblia no es un libro divinamente inspirado, sino que debe ser estudiado críticamente como libro humano, sujeto a errores. 

d) La ciencia no tiene nada que hacer con la Fe: el crítico como tal puede negar aquello que admite como creyente. 

e) La divinidad de Cristo no es producto de los Evangelios, sino que es fruto de la conciencia cristiana. 

f) El valor expiatorio y redentor de la muerte de Cristo es una opinión de San Pablo. 

g) Cristo no ha instituido la Iglesia ni el primado de Pedro, pasado luego a los Romanos Pontífices: la actual organización eclesiástica es la resultante de humanas contingencias y puede cambiarse continuamente. 

h) Los Sacramentos fueron instituidos de los Apóstoles, que creían así interpretar las instrucciones del Maestro. Estos Sacramentos sirven solamente a mantener vivo en los hombres el pensamiento de la presencia del Creador siempre benéfica. 

i) El dogmatismo rígido de la Iglesia Romana es inconciliable con la verdadera ciencia, que está ligada a la evolución universal y sigue su suerte. 

San Pío X concluye justamente que el Modernismo, en razón de estos principios deletéreos, conduce a la abolición de toda religión y, por tanto, al Ateísmo. 

(Parente- Piolanti, Dizionario di Teologia Dommatica per laici, Studium Roma 1943).

martes, 1 de noviembre de 2016

POR QUÉ Y COMO LA IGLESIA HONRA Y CELEBRA A LOS SANTOS Tomado de "Jesucristo Vida del Alma" de Dom Columba Marmion, O.S.B.



Además de los misterios de Cristo, la Iglesia celebra también las fiestas de los santos.
¿Por qué la Iglesia celebra a los santos? -Por el principio siempre fecundo de la unión que existe, después de la Encarnación, entre Cristo y sus miembros.- Los santos son los miembros gloriosos del cuerpo místico de Cristo: Cristo está ya «formado en ellos»; ellos «han conseguido su plenitud», y alabándolos a ellos, Cristo es glorificado en ellos. «Alábame, decía Cristo a Santa Matilde, porque soy la corona de todos los santos». Y la santa monja veía toda la hermosura de los escogidos alimentarse en la sangre de Cristo, resplandecer con las virtudes por El practicadas, y ella, dócil a la divina recomendación, honraba con todas sus fuerzas a la bienaventurada y adorable Trinidad «por haberse dignado ser la admirable gloria y corona de los santos» (Libro de la gracia especial, P. I, c. 31).
A la Santísima Trinidad es, en efecto, como todos saben, a quien la Iglesia ofrece sus alabanzas, festejando a los Santos. Cada uno de ellos es una manifestación de Cristo; lleva en sí los rasgos del divino modelo, pero de una manera especial y distinta. Es un fruto de la gracia de Cristo, y a honra y gloria de esta gracia se complace la Iglesia en ensalzar a sus hijos victoriosos. «Para alabanza de la gloria de su gracia» (Ef 1,6).
Tal es la característica del culto de la Iglesia hacia los Santos: la complacencia. Esta buena madre se siente orgullosa con las legiones de sus escogidos, que son el fruto de su unión con Cristo, y que ya forman parte, en los resplandores del cielo, del reinado de su Esposo, a quien honra, finalmente, en ellos: «Señor, ¡cuán admirable es vuestro nombre, pues habéis coronado de honor y gloria a vuestro santo!» (Sal 8, 2-6). La Iglesia renueva en los santos el recuerdo de la alegría que inundó sus almas, cuando merecieron penetrar en el reino de los cielos: «Entra, bueno y leal servidor, en el gozo de tu Señor... Ven, Esposa de Cristo, a recibir la corona que el Señor te tiene preparada desde toda la eternidad...»; enaltece las virtudes y méritos de sus apóstoles y mártires, de sus pontifices, confesores y vírgenes; se alegra de su gloria y presenta sus ejemplos, si no siempre a la imitación, al menos a la alabanza de sus hermanos de la tierra. «Si no eres capaz de seguir a los mártires en el derramamiento de sangre, síguelos en el afecto» (San Agustín, Sermo CCLXXX, c. 6).
Y después de haberlos alabado, se encomienda a sus oraciones e intercesión. ¿Menoscaba por esto el poder infinito de Cristo, sin el cual nada podemos hacer? Ciertamente que no. Se complace Cristo (no para disminuir su radio de acción, antes más bien para ensancharle), oyendo a los santos, que son los príncipes de la corte celestial, y otorgándonos por su intercesión cuantas gracias le pedimos, se establece así una corriente sobrenatural de intercambio entre todos los miembros de cuerpo místico.[Hæec vero nostra et sanctorum cohærentia est, ut nos congratulemur eis, ipsi compatiantur nobis, militent pia intercessione. San Bernardo, Sermo V, In festo omnium sanctorum].
En fin, no pudiendo la Iglesia festejar a cada uno de los santos en particular, al fin del ciclo litúrgico, estableció la solemne fiesta de Todos los Santos, en la cual multiplica y extrema, si así puede decirse, sus alabanzas jubilosas.
Transportándonos al cielo en seguimiento del Apóstol San Juan, nos presenta aquella gloriosa porción del reino de su Esposo; las legiones innumerables de los escogidos, aquella «muchedumbre de santos que nadie podrá contar», que asisten al trono de Dios, revestidos de blancas túnicas, con palmas en las manos, de cuyas filas se levanta la grandiosa aclamación: «Gloria a Dios, gloria al Cordero inmolado por nosotros que con su sangre nos rescató de toda tribu, de toda lengua, de todo pueblo, de toda nación» (Ap 7, 9-10; 5,9).
Ante tan gloriosa visión, la Iglesia experimenta transportes de alegría. Oíd con qué expresiones se dirige a sus hijos triunfantes: «Bendecid al Señor, vosotros todos que sois sus escogidos; disfrutad días dichosos y cantad sus alabanzas; pues el cantar es la herencia de todos los santos, del pueblo de Israel, del pueblo que constituye su corte; es la gloria propia de todos los santos» [Benedicite Domino, omnes electi eius; agite dies lætitiæ et confitemini illi; hymnus omnibus sanctis eius... gloria hæc est omnibus sanctis eius. Antífona de las Vísperas de Todos los Santos. +Tob 13,10; Sal 148,14; ib. 149,9].
También nosotros estamos llamados a participar de este triunfo; a formar el cortejo de Cristo... «en los esplendores de los santos», a participar en el seno del Padre, de la gloria del Hijo, después de habernos asociado en la tierra a sus misterios. Anticipémonos a esta melodía de los cielos donde resuena el eterno Alleluia, asociándonos cuanto podamos desde ahora, con gran fe y abrasado amor, a la oración de la Iglesia, Esposa de Cristo y madre nuestra.

sábado, 29 de octubre de 2016

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY



30 DE OCTUBRE DE 216- SOLEMNIDAD DE CRISTO REY 1ra Clase- Ornamentos blancos- Gloria, Credo y Prefacio propio.

PROPIO DE LA MISA

Introitus: Apoc. v: 12
Dignus est agnus qui occísus est accípere virtútem, et divinitátem, et sapiéntiam, et fortitúdinem, et honórem. Ipsi glória et impérium in sǽcula sæculórum. [Ps. lxxi: 1] Deus judícium tuum Regi da: et justítiam tuam Fílio Regis. Glória Patri. Dignus est Agnus.
Collect:
Omnípotens sempitérne Deus, qui in dilécto Fílio tuo universórum Rege, ómnia instauráre voluísti: concéde propítius; ut cunctæ famíliæ Géntium, peccáti vúlnere disgregáte, ejus suavíssimo subdántur império: Qui tecum.
Et fit Commemoratio Dominicæ occurrentis.
Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Colossénses.
Gratias ágimus Deo Patri qui dignos nos fecit in partem sortis sanctórum in lúmine, qui erípuit nos de potestáte tenebrárum, et tránstulit in regnum Fílii dilectiónis suæ, in quo habémus redemptiónem per sánguinem ejus, remissiónem peccatórum: qui est imágo Dei invisíbilis, primogénitus omnis creatúræ: quóniam in ipso cóndita sunt univérsa in cælis et in terra, visibilia et invisíbilia, sive throni, sive dominatiónes, sive principátus, sive potestátes: ómnia per ipsum et in ipso creáta sunt: et ipse est ante omnes, et ómnia in ipso constant. Et ipse est caput córporis Ecclésiæ, qui est princípium, primogénitus ex mórtuis: ut sit in ómnibus ipse primátum tenens: quia in ipso conplácuit omnem plenitúdinem inhabitáre: et per eum reconciliáre ómnia in ipsum, pacíficans per sánguinem crucis eius, sive quæ in terris, sive quæ in cælis sunt, in Christo Jesu Dómino nostro.

Graduale Ps. lxxi: 8, 11
Dominábitur a mari usque ad mare et a flúmine usque ad términos orbis terrárum. v. Et adorabunt eum omnes reges terræ: omnes Gentes servient ei.
Allelúja, allelúja. [Dan vii: 14] Potéstas ejus, potéstas ætérna, quæ non auferétur: et regnum ejus, quod non corrumpétur. Allelúja.

Joann. xviii: 33-37.
Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem. 
In illo témpore: Dixit Pilátus ad Jesum: «Tu es rex Judæórum?" Respóndit Jesus: «A temetipso hoc dicis, an álii tibi dixerunt de me?» Respóndit Pilatus: «Numquid ego Judǽus sum? Gens tua et pontífices tradidérunt te mihi: quid fecísti?" Respóndit Jesus: «Regnum meum non est de hoc mundo. Si ex hoc mundo esset regnum meum, minístri mei decertárent ut non tráderer Judǽis: nunc autem meum regnum non est hinc.» Dixit ítaque ei Pilátus: «Ergo rex es tu?» Respóndit Jesus: «Tu dicis, quia Rex sum ego. Ego in hoc natus sum et ad hoc veni in mundum, ut testimónium perhíbeam veritáti: omnis qui est ex veritáte audit vocem meam.»
Credo.
Offertorium: Ps. ii: 8.
Póstula a me et dabo tibi gentes hereditátem tuam et possessiónem tuam términos terræ.

Secreta:
Hóstiam tibi, Dómine, humánæ reconcilliatiónis offérimus: præsta, quǽsumus; ut quem sacrifíciis præséntibus immolámus, Ipse cunctis Géntibus unitátis et pacis dona concédat, Jesus Christus Fílius tuus Dóminus noster: Qui tecum.
Et fit Commemoratio Dominicæ occurrentis.
[P] Per ómnia sæcula sæculórum.
[C] Amen.
[P] Dóminus vobíscum.
[C] Et cum spíritu tuo.
[P] Sursum corda.
[C] Habémus ad Dóminum.
[P] Grátias agámus Dómino Deo nostro.
[C] Dignum et iustum est.

Vere dignum et iustum est, æquum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens ætérne Deus: Qui unigénitum Fílium tuum Dóminum nostrum Jesum Christum, Sacerdótem ætérnum et universórum Regem, óleo exsultatiónis unxísti: ut, seípsum in ara crucis, hóstiam immaculátam et pacificam ófferens, redemptiónis humánæ sacrámenta perágeret: et suo subjéctis império ómnibus creatúris, æternum et universále regnum imménsæ tuæ tráderet Majestáti: regnum veritátis et vitæ, regnum sanctitátis at grátiæ: regnum justítiæ, amóris et pacis. Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia cæléstis exércitus, hymnum glóriæ tuæ cánimus, sine fine dicéntes:
[Omnes] Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dóminus Deus Sábaoth.
Pleni sunt cæli et terra glória tua.
Hosánna in excélsis.
Benedíctus + qui venit in nómine Dómini.
Hosánna in excélsis.


Communio: Ps. xxviii: 10 et 11
Sedébit Dóminus Rex in ætérnum: Dóminus benedícet pópulo suo in pace.

Postcommunio:
Immortalitátis alimóniam consecuti, quæsumus, Dómine: ut, qui sub Christi Regis vexillis militáre gloriámur, cum ipso, in cælésti sede, jugiter regnáre possímus: Qui tecum.

Et fit Commemoratio Dominicæ occurrentis


ACTO DE CONSAGRACIÓN DEL GÉNERO HUMANO AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
    
Jesús, dulcísimo Redentor del género humano, míranos postrados humildemente delante de tu altar; tuyos somos y tuyos queremos ser, y a fin de estar más firmemente unidos a ti, he aquí que, hoy día, cada uno de nosotros se consagra espontáneamente a tu Sagrado Corazón.
  
Muchos, Señor, nunca te conocieron; muchos te desecharon al quebrantar tus mandamientos; compadécete, Jesús, de los unos y de los otros, y atráelos a todos a tu Santo Corazón. Sé Rey, ¡Señor!, no sólo de los fieles que jamás se separaron de ti, sino también de los hijos pródigos que te abandonaron; haz que vuelvan pronto a la casa paterna, no sea que perezcan de miseria y de hambre.
  
Sé Rey de aquéllos a quienes engañaron opiniones erróneas y desunió la discordia; tráelos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que luego no quede más que un solo rebaño y un solo pastor.
  
Sé Rey de los que aún siguen envueltos en las tinieblas de la idolatría o del islamismo. A todos dígnate atraerlos a la luz de tu Reino.
  
Mira, finalmente, con ojos de misericordia, a los hijos de aquel pueblo, que en otro tiempo fue tu predilecto; que también descienda sobre ellos, como bautismo de redención y vida, la sangre que reclamó un día contra sí.
  
Concede, Señor, a tu Iglesia incolumidad y libertad segura, otorga a todos los pueblos la tranquilidad del orden; haz que del uno al otro polo de la tierra resuene esta sola aclamación: “ALABADO SEA EL DIVINO CORAZÓN, POR QUIEN HEMOS ALCANZADO LA SALUD...; A ÉL GLORIA Y HONOR, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS”. Así sea.

Cinco veces en honor de las Cinco Llagas, por la Patria: Corazón divino de Jesús: ¡Venga a nosotros tu reino en nuestra Patria!

¡VIVA CRISTO REY! PAX VOBIS.

miércoles, 26 de octubre de 2016

HALLOWEEN: SATANISMO Y PAGANISMO ENCUBIERTO


Debido a la proximidad de la "festividad" del Halloween, decidimos en nuestro blog advertir a todos nuestros lectores sobre el alto peligro que contiene esta fiesta tanto para el alma como para el cuerpo, resultando mas que todo afectada el alma por el compromiso que implica celebrar estas demoníacas festividades.

De todos es sabido que la fiesta del Halloween es una de las mas festejadas por niños y adultos en todo el mundo, pero muy pocos saben que al participar de esta fiesta, así sea "inocentemente", o mande festejar a niños esta fiesta, sabrá que esta misma tiene un origen pagano e incluso satánico, donde paganos y satanistas ofrecen sacrificios animales y humanos a Satanás; el simple hecho de participar aunque fuera pasivamente de estos festejos es unirse implícitamente a la impía adoración que se hace en este día al enemigo principal de nuestra salvación.

Para explicar mejor el significado y las consecuencias espirituales de esta satánica fiesta presentaremos 2 videos:

Este primer vídeo entra en detalles sobre el origen de la fiesta del Halloween y su significado:


El segundo vídeo es un testimonio de un exsatanista colombiano, que aunque "convertido" a la Secta del Vaticano II (se ve que no entendió el problema real), ofrece explícitos detalles sobre la gravedad de la fiesta del Halloween y sus implicaciones:


Si de verdad decimos ser católicos y amar a Dios Nuestro Señor debemos rechazar las propuestas inicuas del demonio, del mundo y de la carne y decir:




"Levántese Dios; sean esparcidos sus enemigos, y huyan delante de El los que le aborrecen. Como se disipa el humo, disípalos ; como la cera se derrite delante del fuego, así perezcan los impíos delante de Dios" Salmo 67

ORACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL PARA PEDIR SU AYUDA Y PROTECCIÓN

 Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo "contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires" (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan "alto precio rescatados" (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio. Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstatas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. "Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles" (Apoc. 12,.8-9).

He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de "ángel de luz" (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.

Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.

La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20). Amen.

PAX VOBIS.