DECIMONOVENO DÍA DE SAN JOSÈ Y ULTIMO DÍA DE SU NOVENA


 Día 19 de Marzo, Fiesta Mayor del Glorioso Patriarca San Josè y día dedicado a su santa Paternidad del Hijo de Dios y ultimo día de su devota Novena.


                                                   MES DE MARZO DEDICADO A SAN JOSE

ORACIÓN PREPARATORIA
Acto de Contrición: Señor mío Jesucristo, etc.

Oh gloriosísimo Padre de Jesús, Esposo de María. Patriarca y Protector de la Santa Iglesia, a quien el Padre Eterno confió el cuidado de gobernar, regir y defender en la tierra la Sagrada Familia; protégenos también a nosotros, que pertenecemos, como fieles católicos. a la santa familia de tu Hijo que es la Iglesia, y alcánzanos los bienes necesarios de esta vida, y sobre todo los auxilios espirituales para la vida eterna. Alcánzanos especialmente estas tres gracias, la de no cometer jamás ningún pecado mortal, principalmente contra la castidad; la de un sincero amor y devoción a Jesús y María, y la de una buena muerte, recibiendo bien los últimos Sacramentos. Concédenos además la gracia especial que te pedimos cada uno en este devoto mes. Amen.

Pídase con fervor y confianza la gracia que se desea obtener.
A continuación rezar la oración del día que corresponda

Día 19 de Marzo- SAN JOSÈ MODELO DE PIEDAD VERDADERA

Tu prudencia, querido santo, se manifestó en la correcta valoración de las circunstancias para tomar en tu vida aquellas decisiones que mejor favorecían a tu propia familia.
Haz, oh san José, que yo no tome decisiones importantes sin antes valorar bien a quienes realmente puedan afectar.

                   Todo lo que hacéis, hacedlo en el nombre de Jesucristo Nuestro Señor.
                                                Col. III, 19.  
Viviendo bajo el imperio de los prejuicios y de las ilusiones, gran número de personas piadosas no consideran apreciable la perfección, sino por aquello que tiene de exterior y de extraordinario. Unos la suponen contraria a las conveniencias y a las reglas que deben observarse en la sociedad; otros la creen opuesta al estricto deber y a sus particulares empeños; otros la hacen consistir en ciertos medios a los cuales se limitan, olvidando sus fines, y otros la reducen a ideas indefinidas que se proponen, dejando de lado los medios para alcanzarla.
Pero la piedad que santifica y que nos consagra enteramente a Dios, consiste en hacer todo lo que Él quiere, y cumplirlo en el tiempo, el lugar y las circunstancias en que su Providencia nos coloca. Así fue como San José llegó a un grado de virtud tan eminente.

Sin embargo, no leemos en el Evangelio que el Santo Patriarca haya hecho muchas cosas. Cierto es que estuvo siempre dispuesto a sacrificar al beneplácito de Dios cuanto tenía de más precioso y querido: sus acciones, su tiempo, su libertad, su reputación y la vida misma; pero como Dios no le pidió nada de extraordinario, se contentó con hacer todas sus acciones con un gran espíritu de caridad, no mirando el número ni la calidad de las obras, sino que fueran gratas a Dios.

Aprovechemos el ejemplo de San José, para convencernos de que la verdadera piedad no consiste precisamente en hacer muchas cosas, sino en hacer lo que Dios quiere de nosotros en la condición en que nos hallemos. Abuso de la devoción es multiplicar de tal modo las prácticas de piedad, que apenas alcance el día para cumplirlas. Y eso ocurre porque a las ya aprobadas se van agregando otras nuevas, con lo que se tortura el espíritu y se lo priva de la libertad, con detrimento de los deberes del propio estado. Se deja la acción por la oración, con peligro de hacerlo todo mal, porque se quiere hacer lo que no se puede. La precipitación, hija del amor propio, no atiende sino a los movimientos de la naturaleza, a los brillantes atractivos que encantan en el momento. Se quiere tener parte en todas las buenas obras, figurar en todos los ejercicios de piedad; se aspira a ser perfectos en un día, sin tener en cuenta nuestra nada y nuestra miseria. He aquí el motivo por el cual no se llega a nada, porque se corre demasiado, lo cual trae luego las inquietudes, los escrúpulos y el desaliento.

Una de las cosas más admirables en San José es precisamente la vida común que vivió y que tan grato lo hizo a los ojos de Dios; muy al contrario de lo que creemos nosotros, que juzgamos que sólo puede ser santo aquello que hiere nuestra imaginación, esto es, actos extraordinarios, austeridades, ayunos y largas vigilias. José se santificó ejerciendo un arte modesto, escondido en un taller, viviendo del trabajo de sus manos, sin dejar traslucir lo que era, ni los privilegios con que Dios lo había adornado. Vestía sencilla y pobremente, sin afectación. Su manera de andar y de hacer, su conversación, su persona toda, nada ofrecía de particular; y después de haber pasado treinta años en: compañía de Jesús y de María, era considerado siempre un pobre obrero, en quien no había nada de notable.

En materia de santidad, cada uno debe seguir las inspiraciones de Dios y vivir la vida a que es llamado. Debemos cuidarnos, de condenar el estado extraordinario en qué Dios ha colocado a ciertos santos, y los favores señalados que les dispensa, ni pensar que por esto fueron más gratos a Dios, sino por la humildad que practicaron con mayor diligencia y fidelidad. Por lo que a nosotros respecta, debemos preferir la vida común, para imitar mejor a San José y para huir del orgullo, que ama la singularidad, y tratar de hacer amable la virtud al prójimo, en lugar de deslumbrarlo presentándosela bajo una forma poco menos que impracticable.
La vida común está perfectamente de acuerdo con el espíritu de oración, con el recogimiento habitual, con el desapego de las cosas creadas, con la unión con Dios, con la caridad hacia el prójimo, con las más sublimes virtudes del cristianismo. Las almas interiores tienen por lo general una gran propensión a la vida común, y muy a su pesar se sustraen a ella; tienen mucho temor de ser singulares, y cuando Dios les pide algo extraordinario, saben ocultarlo perfectamente a las miradas de los demás.

San José observaba exactamente el sábado, sin llegar al extremo dé la precisión farisaica; iba regularmente a Jerusalén en el tiempo prescrito, pero se preocupaba especialmente de adorar a Dios en espíritu y en verdad dentro de su corazón. Sufría sin quejarse las privaciones inherentes a la pobreza, los rigores del destierro, las fatigas de los viajes, sin hacer ostentación de mortificaciones y austeridades fuera de lo común; se alimentaba parcamente, como la gente de su condición, y los Evangelistas no nos hablan de sus rigurosos ayunos. Los fariseos procedían de un modo muy diverso.

Debemos, sin duda, guardarnos de criticar las penitencias prodigiosas a que, inducidos por la gracia, se entregaban ciertos santos; pero tampoco debemos llevar nuestra admiración, ni dejarnos impresionar hasta el punto de proponernos su imitación, ni menos creer que sin esto no podríamos ser santos. Sea que practiquemos las mortificaciones corporales, que deben ser siempre reguladas por la obediencia, no olvidemos que debemos atender particularmente a las virtudes interiores, que son esenciales a la santidad: todo lo demás es accesorio, y tanto, que puede ser suprimido sin perjudicar lo esencial. Más docilidad, más negación de nuestro propio juicio, nos hará morir a nosotros mismos mejor que cualquiera otra austeridad. En una palabra, debemos preferir las mortificaciones comunes que encontramos en el cumpli¬miento de los deberes de nuestro estado, porque esas son las que  cada día nos proporcionan la ocasión de negarnos a nosotros mismos: Tollat crucem suam quotidie; y menos nos exponemos a las ilusiones de la vanidad. Las ocasiones de practicar las mortificaciones ordinarias, se presentan a cada momento; nos ponen de continuo en guerra contra nuestra soberbia, nuestra pereza y vanidad; son, en una palabra, las que consiguen vencer todas nuestras inclinaciones sin excepción.

Por ejemplo, responder con dulzura a quien nos reprende sin razón y con aspereza; callar; sufrir en silencio; obrar contra el propio gusto; cumplir con la voluntad de Dios, adaptándose a la del prójimo: he aquí las señales de una verdadera piedad, que se considera afortunada en llevar la cruz que Dios en su amor nos hace cargar con su propia mano.
Las mortificaciones que nosotros elegimos, no hacen morir el amor propio como las que Dios nos manda cada día. Estas, por lo común, no tienen nada que pueda halagar nuestra voluntad; y como todo lo que viene directamente de la Divina Providencia, tiene en sí una gracia proporcionada a nuestras necesidades.

San José nos enseña también con su conducta a no descuidar los deberes de nuestro estado, para atender las obras que Dios no nos pide. En efecto, ¿quién podrá referir las alegrías que gustó; este gran Santo en compañía de Jesús y de María, y cuán feliz  era de entretenerse con ellos hablando de las cosas de Dios y  de su alegría en servirle?. . . Pero sabía sustraerse a las dulzuras | de la contemplación para apartarse de Jesús y de María, y dedicarse, por amor a ambos, a un duro y penoso trabajo, para ganarles la subsistencia.

José no ignoraba que la verdadera caridad se alimenta tan sólo de sacrificios, y que, como reina de todas las virtudes, debe estar por sobre todos los gustos de la piedad sensible. Por lo tanto, para seguir los movimientos de la piedad que lo animaba, no había cosa que no estuviera dispuesto a sacrificar, aunque ella hubiese sido esta unión tan íntima con Dios. Pero ¿no habría sido esto dejar a Dios?… No —responde el autor de la Imitación—, pues sería dejar a Dios por Dios, para agradarle.

En las prácticas de piedad es necesario, a ejemplo de San José, ceder prudentemente a las necesidades y a las conveniencias. Es devoción mal entendida la que pospone el deber, la obligación del propio estado a las obras supererogatorias.
No deben seguirse los consejos sino después de haber cumplido con los deberes; ni se debe ejercer la liberalidad sino después de haber pagado las deudas. Toda condición tiene sus obligaciones y los medios propios para su santificación; limitémonos, pues, a los de nuestro estado, y no deseemos obtener otros frutos que no nos corresponda conseguir, por cuanto entonces no haremos la voluntad de Dios.

El medio principal para llegar a la perfección es la caridad. Ninguna obra exterior vale sin la caridad —afirma el autor de la Imitación—; pero todo lo que se hace por la caridad, aunque sea vil y pequeño, produce abundantes frutos, porque Dios no mira tanto la acción, cuanto la intención y los motivos por los cuales se obra. Hace mucho el que ama mucho. Hace mucho el que hace bien lo que hace, y sabe subordinar su propia voluntad al interés común.

San José mereció en su vida mortal un grado de gloria muy elevada, no por la obra extraordinaria que hizo, sino por haber obrado siempre por Jesús y en unión de Jesús. En efecto, si trabajaba, era para alimentar a Jesús; si emprendía largos viajes, era por el interés de Jesús; si consintió vivir en el destierro, sólo fue por salvar y conservar a Jesús; si se imponía privaciones y daba a su familia lo que le era necesario para él, era siempre por Jesús, y murió contento cuando la gloria de Dios así se lo exigió. San José encontraba en las manos de Jesús la gracia de trabajar sólo por El; en los, ojos de Jesús, la luz que incesantemente le hacía penetrar los divinos misterios; en el Corazón de Jesús, las llamas del amor que lo encendían a cada instante en una caridad siempre más viva y más ardiente.

Obrar por Dios, referirlo todo a su gloria, trabajar por principio de caridad, es lo que hace santos a los hombres. Todas las cosas vienen de Dios, de su amor, y todo debe ser referido a Él por amor. Por su naturaleza, todas las cosas son pequeñas delante de Dios; pero todo se hace grande por el aprecio que Dios hace de todo, y por la recompensa que tiene destinada a las acciones comunes. ¡Oh, cuán útil es meditar en las palabras del Apóstol: «Todo lo que hacéis, hacedlo de corazón, como para Dios y no para los hombres, pensando que recibiréis de Dios la recompensa»!…

Si queremos que todas nuestras obras sean agradables a Dios y acreedoras a la vida eterna, debemos, como San José, tener el cuidado de hacerlas por Jesucristo, per ipsum; con Jesucristo, cum ipso; y en unión de Jesucristo, et in ipso. Nuestras acciones no unidas a Cristo, no son siempre malas, pero son siempre inútiles para el cielo; mientras que un suspiro, una oración, una práctica de piedad, una mortificación hecha con Jesucristo y por El, cambia su naturaleza y adquiere, por así decirlo, un valor infinito. Entonces todas nuestras acciones se hacen semejantes a esas víctimas espirituales de las que habla el Apóstol, las cuales son aceptables al Eterno Padre: Spirituales hostias acceptabiles.

Dios nos mira y nos escucha con complacencia. Ya no es un hombre, es Jesucristo, con El y en El, quien reza, trabaja, sufre: Acceptabilis per Christum. Es Jacob obteniendo la bendición de su padre, porque se pone el vestido de su hermano: Odor vestimentorum. Antes de esta unión con Jesucristo, nuestras obras no tienen más que imperfecciones: son como los hermanos de José, que no pueden merecer gracias, pero son tiernamente abrazados cuando los acompaña Benjamín.


                                        

                                         NOVENA AL GLORIOSO PATRIARCA SAN JOSE

Oración Inicial de todos los días

Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas un solo Dios verdadero, en quien creo y espero y a quien amo con todo mi corazón.Te doy gracias por haber honrado sobre todos los santos a San José con la dignidad incomparable de padre adoptivo de Jesús, Hijo de Dios, y esposo verdadero de María, Madre de Dios. Ayúdame a honrarle y merecer su protección en vida y en la hora de la muerte.

San José patrón de la Iglesia, jefe de la Sagrada Familia, te elijo por padre y protector en todo peligro y en toda necesidad. Descubre a mi alma la pureza de tu corazón, tu santidad para que la imite y tu amor para agradecerte y corresponderte. Enséñame a orar, tu que eres maestro de oración y alcánzame de Jesús por María la gracia de vivir y morir santamente.  Amén.

DÍA NOVENO- Conformidad de San José con la voluntad de Dios

Todos tenemos absoluta necesidad de esta santa virtud, pues con ella nuestra vida se hace un cielo y sin ella se vuelve un infierno. San José, modelo acabado de toas las virtudes, lo es especialmente de la conformidad con la voluntad de Dios. Toda su vida sembrada de alegrías y de penas, es escogido por Dios Padre para que hiciese sus veces en la Sagrada Familia, asociado a la suerte de Jesús y de María, practicó constantemente esta virtud.

 ORACIÓN FINAL

Acordaos, oh castísimo esposo de la Virgen María y amable protector mío San José, que jamás se ha oído decir que ninguno haya invocado vuestra protección e implorado vuestro auxilio sin haber sido consolado. Lleno, pues, de confianza en vuestro poder, ya que ejercisteis con Jesús el cargo de Padre, vengo a vuestra presencia y me encomiendo a Vos con todo fervor. No desechéis mis súplicas, antes bien acogedlas propicio y dignaos acceder a ellas piadosamente. Amén.

PAX VOBIS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SANTO VIACRUCIS TRADICIONAL

MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS- DÍA NOVENO

LETANÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS EN LATÍN